Francisco Faig
Francisco Faig

Hay un parteaguas en la política uruguaya. No es nuevo, ya escribimos de todo esto (1). Pero es cada vez más profundo: la interpretación que se hace de lo que ocurre desde el Frente Amplio (FA) es muy distinta a la que se hace desde el Partido Nacional.

El asunto es que fuera del amplio círculo de influencia del comité de base no hay duda que todo el affaire Sendic es impresentable. Sus mentiras, su pésima administración de Ancap, su utilización del Estado en beneficio de su sector político y de su propia carrera electoral, etc. Sin embargo, la arremetida mediática de Sendic de estas últimas semanas deja la sensación de que tiene mucho apoyo interno en el Frente Amplio.

Por supuesto, es clave en esto el papel que juega José Mujica quien ha decidido respaldar al hijo del Bebe. Pero en sí, lo relevante es que las posiciones de Constanza Moreira, las interpretaciones del Partido Comunista, la propia narración novelada del “episodio del short” de Mujica y el desparpajo con el que enfrenta la situación Sendic, entre otros aspectos de los cambios que hubo en el FA sobre este asunto, no pueden ser desdeñados así nomás en el análisis de la realidad política del país. Por lo pronto, la situación cambió: ya no importa lo que diga el resultado del escrutinio ético del FA, y el Plenario no sancionará a Sendic.

En este esquema importa mucho cómo evolucionen las mediciones de opinión pública sobre este asunto. Es claro que ellas son parciales, que de todas formas las respuestas abarcan a un público más entendido y politizado y que dentro del amplio espectro del no sabe/no contesta están más que nada representadas las clases populares y medias, que son la inmensa mayoría y a las que estos asuntos, francamente, no les quitan el sueño.

Empero, a pesar de esa parcialidad, si luego de esta arremetida de Sendic y de este cambio en la ecuación interna del FA (que pasará, todo él, a apoyar al vicepresidente por mayoría amplia porque optará por no sancionarlo por desvíos éticos), también mejora la imagen del vicepresidente hacia fuera del círculo politizado de izquierda, y también se recupera en algo la intención de voto del FA que viene en franco retroceso en estos últimos meses, realmente hay que parar a pensar mejor lo que está ocurriendo.

Porque la clave de todo esto es que en el espacio público se están enfrentando dos potentes narraciones. Una, la de Sendic que será respaldada por el FA, de que no pasó gran cosa con sus gestiones y que hubo errores pero nada muy grave de lo que arrepentirse. Otra, la de la oposición amplia, es que hubo un manejo irresponsable, clientelista y hasta corrupto de los dineros públicos que debe ser política, ética y electoralmente sancionado. Obviamente, esta narración opositora es la que refleja episodios objetivos de la realidad: hechos, datos, documentos, balances contables, realidades, a pesar de lo que quiera creer Sendic y el comité de base.

Si dentro de unos meses con este affaire de Sendic termina ocurriendo que en realidad no pasó gran cosa, la conclusión es tremenda: el FA puede ganar las elecciones CON Sendic. Es decir, no será grave este asunto clave; no tendrá consecuencias; la impunidad de la fiesta progresista de los chinchulines con tannat seguirá tan campante.

Se podrá decir que todo esto ya pasó. Ya ganó en 2014 el FA, a pesar del desfalco de Pluna, de los procesamientos de Calloia y de Lorenzo – hoy nuevamente ratificados -, de la mentira del caballero de la derecha, de la foto secreta de Lindolfo donde el equipo económico almorzaba con López Mena – financiador de la campaña del FA – para arreglar lo de Pluna. Es verdad y por tanto no debiera de sorprendernos que luego de todo esto de Sendic, no pase nada y vuelva el FA a tener todas sus chances intactas electoralmente para 2019.

Sorprendernos pues, no debería. Ahora, en los próximos meses sí debería de ratificarnos dos conclusiones importantes.

La primera, es que este FA no es tan distinto a la aplanadora peronista corrupta de Argentina: hacen lo que quieren y no pasa nada, y además ganan elecciones. Así fue en los 90 con el menemismo, así fue con los Kirchner, así es con el FA.

La segunda, es que notoriamente hay una feroz incapacidad del amplio espectro de partidos y sectores opositores para enfrentar este fenómeno político y lograr cambios en la opinión que terminen por vencer electoralmente al régimen de corrupción del FA en el poder.

Sobre esta segunda conclusión permítaseme ser pesimista: creo que esa incapacidad se mantendrá (¿se acuerdan del asado de dirigentes blancos en la estancia de jugador de polo y senador blanco Besozzi con Mujica?). Obviamente, a pesar de las quejas de carmelitas descalzas del FA por el vigor de la crítica opositora, los partidos de oposición no han sido muy duros con el oficialismo.

Feroces, no han sido jamás. Para serlo, sin llegar a transformarse en un Catón de la moralidad pública que eso no existe, habría que evitar, por ejemplo, los publicitados almuerzos entre blancos amigos de Mujica. Pero además, es necesario dar las señales claras de que, de este lado, las cosas son diferentes en materia de moralidad pública que lo que ha sido el FA en estos años. Cuando digo esto, me acuerdo de Julio María Sanguinetti, hace algunos días, diciendo que Betingo, que está complicado en el tema lavado de dólares vía Andorra en la trama de corrupción brasilera, es en verdad un buen muchacho trabajador, y me río solo. De verdad, la oposición así es una murga.

En lo personal, el triunfo del FA de 2014 fue un cerrá y vamos contundente. Ahora, si además el FA sale adelante CON Sendic para 2019… pfff.

 

(1) http://es.calameo.com/read/000363315c7ceccf39711

3 thoughts on “¿Y si gana el Frente Amplio con Sendic?

  1. Esta clavado Faig!! En países donde todos son corruptos el que roba poco, elude, defrauda, o blanquea poco es el guardián de la pública moralidad, la gente no es tonta se fija lo que tiene en el bolsillo el sábado previo y vota, lo demás es cacareo de red, comparto en general su análisis y también que la oposición no entusiasma a nadie, han cogobernado tanto que no saben hacer oposición

  2. Notable espejo de una realidad que como tu dices hay que parar para pensar
    El FA puede volver a ganar y con Sendic vivito y coleando
    Siempre decimos que la corrupción en Argentina no se puede comparar con la nuestra pero es muy cierto tu análisis de que la aplanadora frentista es similar al kirchnerismo y similares ismos.
    La oposicion no está vertebrada,no encuentra la manera de posicionarse,entre otras razones porque no TOCA PUEBLO
    Ver la pelicula de Wilson y observar cómo Lacalle y Posadas lo critican
    Hay que cambiar estrategias o ganan de nuevo

  3. Y si es a nivel nacional aquello de que “ganamos con una heladera de candidato”?. Es preocupante la actitud del partido nacional y toda la oposición… no quisiera ver un 4 gobierno del FA. Eso sí a los políticos opositores al gobierno les pido que se unan y me den una razón propia, no una ajena par poder salir a la calle a conquistar votos. No me sirve decir voten al PN porque del otro lado esta Sendic. Me sirve decir votenlos porque las propuestas son estas y nos merecemos un Uruguay mejor!!!!

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required