Ignacio Estrada Hareau
Ignacio Estrada Hareau

Este sábado son las elecciones de jóvenes de nuestro partido, que han movilizado a un montón de personas de todo el país. Jóvenes que se anotaron en listas, jóvenes que los van a votar, dirigentes que promueven a sus nuevos elencos, comisiones del Partido que han organizado los circuitos y más. Esperemos que sea una brillante jornada electoral, con el entusiasmo y efervescencia que los jóvenes le impriman a su actividad política.

Observar tantos jóvenes que quieren participar en política en nuestro Partido y país, me hizo pensar en el poco lugar que se le da a la juventud en nuestro gobierno actualmente.

A diferencia de lo que vemos ahora, nuestro Partido debe promover que los jóvenes ocupen lugares de responsabilidad, en el gobierno que esperamos iniciar en el 2020. Los jóvenes son importantes por su empuje, por sus sueños grandes, por su osadía y optimismo, y son un ingrediente fundamental para nuestro posible gobierno.

Me genera sana envidia ver otros países de la región y el mundo, donde hay políticos jóvenes en puestos importantes. En Paraguay por ejemplo la Ministra de Vivienda Soledad Núñez, quien fue directora de la ONG Techo en su país, fue designada en el 2014 con 31 años. En Ecuador hasta el cambio de gobierno reciente, la Vicepresidenta Sandra Naranjo desempeño su cargo también con 31 años. En Argentina el Jefe de Gabinete de Ministros Marcos Peña tiene 40 años, la Ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley tiene 41 años y el Ministro de Trabajo Jorge Triaca tiene 43 años. Yendo un poco más lejos, dos de los líderes que más entusiasmo generan internacionalmente por su impronta y encare fresco en política, Macron de Francia y Trudeau de Canadá, tienen solamente 39 años y 45 años respectivamente.

¿Por casa cómo andamos? En nuestro país el gabinete de Ministros tiene un promedio de edad superior a los 65 años, y nadie está por debajo de los 50 años. ¿No hay lugar para la juventud en puestos de importancia? ¿No habría que balancear la experiencia con la renovación? Claro que la juventud no es sinónimo de virtud; ser joven de por sí no asegura un buen desempeño. Aunque lo mismo puede afirmarse de tener más años y experiencia –si no integrantes del gabinete actual como la Ministra de Educación deberían estar realizando una gran gestión, lo cual claramente no es el caso. Pero es inconcebible para mí un gobierno donde no haya renovación de personas, donde no haya espacio para nuevas figuras. En cierta forma me recuerda a la selección uruguaya: si son todos muy experimentados con muchos años de fútbol pero no hay renovación, el desempeño en la cancha cae.

Espero que nuestro Partido, y la oposición en general (porque nuestro gobierno sería con otros Partidos de oposición), dé el lugar a los jóvenes que el actual gobierno no le ha dado. Jóvenes en roles importantes, jóvenes que aporten renovación, frescura, sueños grandes, optimismo. Jóvenes con rebeldía ante el “no se puede”, ante el “dejemos todo igual” que tenemos en nuestra educación y tantos aspectos de nuestro país. Arriba nuestros jóvenes este sábado de elecciones; arriba mucho más a partir de marzo 2020 en nuestro gobierno.

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required