Anibal V. Abreu
Anibal V. Abreu

Nuestra columna se ha ocupado en los últimos números por el tema Fuerzas Armadas, asunto signado por la incertidumbre. Pero bien podíamos haber tomado cualquier otro asunto y ejemplo si de incertidumbre hablamos, por ejemplo del derecho al goce de la vida y seguridad, el famoso artículo 7 de nuestra constitución, tan tristemente célebre en estos tiempos de gobierno progresista en el cual a paso firme vamos perdiendo derechos.

Hoy un pueblo llora una vida, que injusta y vilmente ha perdido la policía. Un trabajador y padre de familia, una víctima del gobierno de izquierda. Seguramente su familia y todo un país, esperaba una contención desde el gobierno, esperábamos con el corazón conceptos desde la autoridad de este tenor: “La circunstancia es lamentable, se trata de un policía, de una familia, de un ciudadano que vistiendo un uniforme estaba dispuesto a dar su vida por defender la de la sociedad. Nada nos la devolverá la vida de Wilson Coronel, pero tengan la mayor seguridad de que no descansaremos hasta llegar a la verdad y capturar al o los responsables. Para que nuestro compatriota descanse en paz…”. Lamentablemente, la declaración espontánea en medio de la congoja fue que “No estaba autorizado para esa función y que lo van a investigar” nada sobre el policía muerto…, nada sobre su propia responsabilidad sobre el funcionario.

La reacción espontánea fue de “yo no fui”, esto desnuda falta de idoneidad en la función, falta de nobleza con la carta magna, pero en este caso tristemente evidencia  poca humanidad. El guardia estaba en falta, y amen de investigar como corresponde tomando las medidas que se deban adoptar en el momento oportuno, se imponía el sentido común y la humanidad de  los gobernantes. No ocurrió nada de eso, el resultado es de incertidumbre y temor, por nuestra seguridad de vida.

Recordamos al ex presidente Mujica, en el congreso de su partido, exigiendo compromiso a los funcionarios públicos. A los nuevos y si no cumplen, para afuera, pero aclara que hay a respetar a los viejos funcionarios, porque esos tienen derechos adquiridos. Sin embargo, según las señales de su gobierno, esa justicia es incierta y despareja, porque los militares como empleados públicos, ven amenazados sus derechos adquiridos. Futuro incierto, la inclusión hasta hoy tiene excepciones, los militares están afuera. Seguridad Social es un derecho humano fundamental, pero a los militares no se les reconoce ese derecho adquirido.

En lo que refiere a esta institución como base del sistema democrático republicano, es sin duda un momento histórico: “El día que un partido político quiso eliminar las Fuerzas Armadas” y aunque resulte reiterativo aún seguimos con la gran interrogante de que dimensión tiene el proyecto, o sea que ¿Fuerzas Armadas requiere nuestro país?, sin embargo se presentan proyectos, se quiere recaudar, se habla de privilegios y no de las singularidades del colectivo.

Seria equidad, pero no equidad social sino para el  cierre de caja. Lo cierto es que no se puede partir de supuestos falsos sin arribar a resultados falsos. La razón es muy sencilla, la Institución no puede ser restructurada o reformada en ninguno de sus estadíos sin partir de una política de Defensa sólida. Aquí ya comenzamos con problemas, la Ley marco de Defensa, sancionada en 2010 tiene grandes contradicciones entre sus órganos y funciones, direcciones creadas pero sin determinar funciones y alcance, contradicciones con el código general del proceso en lo referente a la justicia militar etc. Pero fundamentalmente en la política militar de defensa esta nueva estructura imponía  reformar las leyes orgánicas de las Fuerzas y las propias funciones del Ministerio de defensa, nada de eso ocurrió entre el 2010 y el 2017, es necesario evitar la parálisis por inacción que se está dando hoy, para recién pensar en reformas.

Entonces, hoy se habla de reforma pero no se habla de análisis, tamaño de la institución en base a las misiones, amenazas, tareas estructuras y recién después hablar de reformas e imposiciones, si correspondieren (que no corresponden). Esta situación nos recuerda la tristemente célebre afirmación de Astori “lo que empieza bien termina bien”, en este caso está mal y va a terminar mal indefectiblemente.

Volvemos a la incertidumbre, porque si nos concentramos en los indicadores y objetivamente intentamos interpretar la realidad a partir de este proyecto de reforma, llegamos a conclusiones de incertidumbre con respecto al futuro. Vemos una primera intención de “rascar la lata”, pero con una visión mediocre y miope de la realidad, porque el mal llamado déficit (sino asignación de recursos de defensa) va a ser mayor si concretan este proyecto. Porque el desbande va a ser enorme, se irán los que están en actividad y la principal razón es la inseguridad jurídica.

Los derechos adquiridos no serán respetados o por lo menos generan dudas respecto al futuro y todos los que se van, combatientes, técnicos, profesionales y médicos pasaran a integrar los cuadros del servicio de retiros y el monto traspasado aumentará.

En lugar de analizar el síntoma desde sus fuerzas profundas van al último eslabón y le endosan un impuesto, confiscatorio, recaudatorio y discriminatorio, la incertidumbre nuevamente presente.

Otro capítulo preocupante el Hospital militar, ya hemos mencionado en otros artículos la problemática del principal bastión de contingencia en salud de nuestro país, las 24 horas todos los días del año con un nivel adecuado de servicio, un futuro incierto se vislumbra sin un gran porcentaje de los profesionales, nurses y técnicos que emigrarían  al sector privado.

El soldado hoy tiene un sueldo miserable que resulta en $ 35 pesos la hora, hoy al término de 20 años de servicio realizan un promedio de 105.600 horas de trabajo, si se concreta la ley se elevarían a 316.800 horas al final de su carrera, contra los 73.920 horas que realiza un funcionario público en 35 años de carrera. Por otro lado un soldado que hoy llega a sargento en su carrera, puede llegar a retirarse con $39.000, en vigencia de esta ley serian $18.000. Esto evidencia que antes (con las carencias que siempre hubo), el problema era de presupuesto, hoy el asunto es filosófico político, las seguridades para ser soldado son cada vez más débiles, la incertidumbre mucho mayor.

Si intentamos vislumbrar los efectos futuros de esta ley, no existen paliativos para el otro día de su entrada en vigencia. Los efectivos se van, ¿y que va a pasar con la pirámide? Seguramente quedara invertida, basta observar la carrera de un oficial , que a los 21 años de servicio llega a Coronel, después debe permanecer 21 años más de Coronel, para en la tercera edad retirarse. Otra injusticia seria lo que concierne a los pensionistas, por ejemplo una viuda si tiene un ingreso promedio anual por cualquier concepto de $11.237 pierde el derecho a pensión.

Incertidumbres para el lado que miremos, pero con un gran problema a encarar en el futuro y es ¿cómo se va a reconstruir el daño realizado en materia de recursos humanos? ¿Cuánto tiempo y dinero cuesta un oficial de máquinas, un técnico especializado, un instructor del ejército, un aerotécnico, un piloto etc.? Es difícil de calcular como afectara la curva tecnológica versus efectivos perdidos.

Si de equidad hablamos, sería muy sano por ejemplo que se equiparen los salarios militares a la policía, las remuneraciones de la Armada con personal de mar, por ejemplo el “el remolcador” (que no navega de ANCAP y pagamos U$S5 millones por alquiler), salarios  que son sensiblemente superiores y nadie habla de privilegios, y el mismo razonamiento técnico en la Fuerza Aérea. Eso ni se considera.

“Un país se construye de certezas y además de oportunidades, para llevar a Uruguay y a su querido pueblo, a un nivel de desarrollo nunca visto.” Esta promesa de certezas, del actual gobierno en la última campaña electoral hoy solo son dudas. La esperanza siempre viva, pero hoy, sí de incertidumbre hablamos, sigue siendo el común denominador.

4 thoughts on “Momento histórico

  1. Esto demuestra su rencor q x años no han podido superar un gobiernos d fracasos y malas gestiones q ataca al ejercito d distintas maneras. Lamentable

  2. Es gente de pensamiento muy cortito, no se dan cuenta que en lugar de tener 150.000 jubilados y perdió ostras van a tener casi el doble. Después van a seguir con el BPS, la CAJA NOTARIAL y todo lugar de donde puedan sacar Recaudo.

  3. Excelente nota, con realidad que explica lo que siente gran parte de la ciudadanía

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required