La ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, no pudo “tapar el sol con la mano” y terminó admitiendo que unos 8 mil niños tienen hambre o, según la terminología progresista, “insuficiencia alimentaria”. No obstante, Arismendi aclaró que esta situación también se verifica en “familias no pobres, simplemente por comer mal”.

“Tenemos dificultades de seguridad alimentaria en pobres y en familias no pobres. O sea que en el otro extremo en que el tema se manifiesta como obesidad también tenemos alimentación no saludable, bebidas que no son agua para calmar la sed, falta de ejercicio; toda una complejidad en la primera infancia”, argumentó la Secretaria de Estado.

La senadora Verónica Alonso, que se mostró muy preocupada por el informe de Uruguay Crece Contigo que reveló que el 4% de los niños menores de 3 años sufren “inseguridad alimentaria severa” (Leer Informe Especial), dijo que el gobierno “debe poner en el centro de las preocupaciones el cuidado de la primera Infancia. Al niño y a la familia”.

Alonso pidió modificar los planes sociales del Mides y dijo que la tarjeta alimentaria ylas asignaciones familiares debe llegar a muchas familias carenciadas que hoy no la reciben.

“Llegamos al compromiso de trabajar juntos en temas que nos involucran a todos. Acá no hay banderas políticas. Ellos como gobierno, nosotros como oposición constructiva”, dijo la senadora.

Deja un comentario

required

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>