Jorge Vázquez
Jorge Vázquez
14/07/17
14/07/17

La actitud del Subsecretario del Interior, ante la muerte de un funcionario policial, durante un asalto a una pizzería de Pocitos, causó verdadero estupor y desató una conmoción en las redes sociales, a pesar del acatamiento de los grandes medios de comunicación a las órdenes impartidas “desde arriba”, en el sentido de no mostrar las imágenes más impactantes del acontecimiento.  Pero es lícito preguntarse ¿Cuánto vale una vida para este gobierno? O, mejor aún ¿cuánto vale la vida de un policía?

Por supuesto que, ocurrido lo irreparable, y tomando en cuenta la repercusión pública, es de suponer que el Ministerio del Interior buscará solucionar el desamparo de la familia del oficial Wilson Coronel, ultimado de dos balazos por un asaltante. Ya se verá. Pero lo triste fue escuchar al subsecretario Jorge Vázquez, hermano del Presidente de la República, apresurándose a buscar culpables –no el asesino, por supuesto- y a quitarse de encima toda responsabilidad en el asunto.

Las primeras palabras del jerarca en rueda de prensa hicieron foco en el hecho de que el policía asesinado ejercía una tarea “irregular”. Recordó Vázquez que los policías sólo pueden realizar guardias preventivas fuera de su horario laboral en el marco del artículo 222, tareas que, por supuesto, administra y cobra el propio ministerio.

De manera que se desprende claramente de las palabras de Vázquez que el primer culpable es el propio funcionario que, esquivando el reglamento como hacen tantos otros policías, intentaba redondear su escuálido sueldo con una changuita; “tarea de seguridad no autorizada y sin las medidas de protección que el Ministerio recomienda”, según Vázquez.

Lo primera preocupación del subsecretario, entonces, fue quitarse de encima toda responsabilidad. Lo extraño fue que el hecho tan conmovedor, no provocó una andanada de críticas al Ministerio del Interior. Éstas surgieron como reacción ante la falta de humanidad exhibida por el jerarca.

A continuación agregó que “si bien hay una parte de responsabilidad del funcionario, también hay una responsabilidad del empleador que emplea a funcionarios para una tarea que no está autorizado”.

Así nomás. El culpable no es el asesino que quitó la vida de dos balazos al policía. Tampoco el Ministerio del Interior más inoperante en la historia del Uruguay. No, las culpas se reparten entre la víctima y su empleador.

Seguramente Jorge Vázquez es consciente de la torpeza en la que incurrió y si pudiera volvería atrás y cambiaría el libreto. Pero lo dicho, dicho está y es demostrativo de lo que se puede esperar de la sensibilidad del personaje en cuestión y por extensión, del gobierno todo.

One thought on “¿La vida no vale nada?

  1. Qué situación “injusta”, se reitera en los gobiernos “populistas ” el complicar a las víctimas y al mismo tiempo, contemplación hacia “el victimario”.8

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required