18/8/17
18/8/17

Los empresarios nucleados en la Cámara de Comercio afirman que el retroceso se debe a la baja rentabilidad, el aumento creciente de los costos, y la suba de salarios por encima de la productividad. Esto conspira contra la contratación de personal.

La Cámara de Comercio divulgó las cifras de la encuesta de actividad  correspondiente al segundo trimestre del año.

Si bien existe disparidad en los resultados en función de los distintos rubros considerados, algunos sectores presentan señales de estancamiento o incluso de retroceso, lo que según la gremial, siembra un escenario menos optimista respecto a lo esperado meses atrás para el resto del año.

En particular, a partir de los meses de mayo y junio, la evolución positiva que venían atravesando algunos rubros se ha deteriorado.

Una lectura global de los resultados da cuenta de que en comparación con el primer trimestre del año, 46% de los rubros relevados obtuvo un peor resultado respecto a la evolución de sus ventas en términos reales.

En relación a los distintos rubros analizados, el mayor crecimiento continúa observándose en los bienes de consumo duradero de origen importado, en particular, automóviles y maquinaria agrícola.

En este sentido, si bien los empresarios perciben menor dinamismo respecto a lo observado en el primer trimestre del año, el 64% de los rubros relevados continúa registrando tasas de variación positivas de sus ventas en términos reales. Esto fue constatado en el rubro electrodomésticos, pero únicamente en las grandes superficies; no en la mayoría de las casas especializadas.

Lo mismo sucede a nivel de los supermercados y del sector automotor, etc. Sin embargo, los rubros de venta vinculados con la industria y la construcción (barracas, ferreterías mayoristas y ferreterías industriales), que habían mostrado cierto incremento en el período anterior, se mostraron en retroceso durante el segundo trimestre del 2017.

Según el informe de la Cámara de Comercio, esto se debe al

escaso dinamismo del sector privado en términos de desarrollo de nuevas inversiones.

Por otra parte, el mejor comportamiento que ha mostrado la economía a fines de 2016 y principios de 2017, no se ha visto reflejado en los indicadores del mercado de trabajo.

En opinión de los empresarios consultados por la Cámara de Comercio para la realización de la encuesta trimestral, la mayor parte de las respuestas (37%) aduce dicho comportamiento a la baja rentabilidad que están mostrando las empresas, lo que lleva a que se reduzcan los márgenes de ganancia y a que la contratación de mano de obra se vea perjudicada.

Esto sucede, porque los costos de las empresas continúan aumentando por encima de sus ingresos, con lo cual los empresarios asumen una abultada carga en materia de costos directos e indirectos. A esto se suma que las ventas no han acompañado dicha evolución en algunas ramas comerciales.

Además, el 23% de los empresarios considera que los incrementos en los salarios no se condicen con los niveles de productividad de los trabajadores, por lo cual se genera una traba al crecimiento de las empresas, y por lo tanto a la generación de mayor trabajo.

Otros de los motivos mencionados por los empresarios fue la rigidez del mercado laboral (14%), la cual no permite adaptar con facilidad los requerimientos de las empresas en materia de recursos humanos.

Esto desestimula la contratación de nuevos trabajadores, en un contexto de crecimiento económico frágil como el que se está atravesando, llevando a que los niveles de empleo permanezcan estables o incluso en retroceso.

En este sentido, la Cámara consultó a los empresarios cómo creen que evolucionará la cantidad de personal ocupado en sus empresas en lo que resta del año.

La amplia mayoría (84%) respondió que la plantilla de trabajadores permanecerá relativamente estable, mientras que el 14% considera reducirla,  y tan solo el 2% aumentarla. 

Expectativas poco alentadoras para el próximo semestre

La Cámara de Comercio espera que en los próximos meses la recuperación del sector comercial se procese aún con dificultades, lejos

de alcanzar por tanto, una situación de crecimiento sostenido en el tiempo.

Según la gremial, para los próximos meses es de esperar que la recuperación del sector comercial se procese aún con dificultades, lejos de alcanzar una situación de crecimiento sostenido en el tiempo.

En este sentido señalan la importancia de tener en cuenta que algunos de los determinantes de los resultados recientes pueden ser transitorios y no factores de crecimiento en el mediano y largo plazo, tales como la evolución en el valor del dólar y los efectos y positivos asociados al ingreso masivo de turistas.

Un dato no menor es que el crecimiento actual de la economía global está basado principalmente en el crecimiento del consumo, y con foco en el sector privado.

En contraposición los niveles de inversión no logran revertir de manera sostenida la desaceleración observada fundamentalmente desde 2015. . Esta situación se repite en el caso de las exportaciones, mientras que los principales desequilibrios macroeconómicos también persisten: desempleo al alza, elevado déficit fiscal, caída de la competitividad.

Según la Cámara de Comercios, dichos factores dificultan las posibilidades de que el sector Comercio y Servicios, y el país en general evidencien un sólido repunte económico que sea sostenible en el tiempo, más allá de los factores coyunturales internos y externos.

 

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required