Anibal V. Abreu
Anibal V. Abreu

El Partido Nacional está en las puertas de una elección de jóvenes esperanzadora desde todo punto de vista. No solamente porque se trata de una colectividad política defensora de la libertad, “los defensores de las leyes” y de la dignidad, sino porque hoy es urgente rescatar los valores de hombres libres para el futuro de nuestra patria y fundamentalmente de las instituciones que son base del sistema democrático republicano. Hoy peligran las libertades, se pretende olvidar las grandes fechas de nuestra historia, se desestiman símbolos y se pretende refundar, no solo un país sino hasta la forma de amar, de respetar las instituciones y de concebir la familia como célula fundamental de la sociedad. Pero hay jóvenes atentos y dispuestos, en todos nosotros reside la responsabilidad y en ellos esta nuestra esperanza.

Los jóvenes siempre fueron la savia de las naciones, la sal, el instrumento de cambio de la sociedad, pero simultáneamente el gran guardián del pasado y transmisor de la tradición, vaya si lo sabe el Partido nacional con sus 181 años de vida.

Las instituciones que sustentan nuestra democracia son tan fuertes o tan débiles como los ciudadanos que las aceptamos y las sostenemos, su fortaleza es la sociedad. Si un joven nacido a mediados de los 2000 tiene un concepto del policía muy sombrío y débil, o de un militar desmotivado, marginado, desprestigiado y vilipendiado, seguramente nunca comprenderá que son ellos los responsables de defender los derechos que el mismo como ciudadano está entregando a la sociedad, el derecho a crecer sin riesgo de vida, diversión sin riesgo de vida, derecho al habito a hacer deporte, a la educación, a la igualdad de oportunidades, en resumen el valor libertad , que cuando lo perdemos comprendemos su dimensión.

Las democracias, imperfectas sí, pero con todos los instrumentos para dar oportunidades, son frágiles si no funcionan sus mecanismos de defensa. Los poderes del Estado son esenciales con su independencia, si la pierden, pierden libertad y ahí pierde el soberano que es el pueblo. La libertad se nutre de libertad y si el totalitario no tiene límites avanza y cuando despertamos se ha perdido mucho, por eso el pueblo no se puede dormir, y para no dormirse hay que valerse  desde joven de los valores democráticos. Eso significa ser joven, cabeza libre pero con la fuerza de la historia que lo llevo hasta ahí, cuando se habla de refundar se debe saber que se está borrando el sedimento de su patria.

Desde esta columna hemos defendido las instituciones del sistema democrático, en particular las Fuerzas Armadas y este es un ejemplo claro del relieve que toman en democracia los conceptos claros sobre el respeto a las instituciones. Se ha pretendido desprestigiar a las FFAA aduciendo que nunca el Uruguay va a estar en guerra, con la intención de hacer creer que ello justifica la existencia de las mismas, y en realidad es la defensa de la LIBERTAD, de la soberanía nacional, del mar territorial y sus recursos, del espacio aéreo, los pasos fronteras, pero fundamentalmente de la amenaza de los totalitarios. ¿A quién le puede interesar que no existan las instituciones que defiendan la libertad de todos? Solamente a los déspotas y liberticidas, por eso son vitales los jóvenes que integren estos conceptos republicanos y que no sean negociables.

Es curioso cuando se publican encuestas respecto a la reforma de la mal llamada “caja militar” en la cual un 41 % está de acuerdo, pero lo que no se dice es que de acuerdo estamos todos, y que la pregunta debería ser, ¿si conoce que es el servicio de retiros y en qué consiste la reforma? La pregunta condiciona la respuesta, porque habría que hacer notar que con la reforma estamos de acuerdo todos, pero con una reestructura en serio e independiente de cualquier impuesto. Otra cosa sería preguntar si necesitamos fuerzas armadas y para qué, de lo contrario se desinforma a favor de los que quieren recaudar solamente y de paso debilitar las instituciones. Por eso hace falta jóvenes lúcidos e instruidos, que conozcan por ejemplo que significa el foro de San Pablo.

Otro tanto pasa con la seguridad interna, tan cara para nuestra sociedad. 7 años y medio de un ministerio con un nefasto efecto para los ciudadanos. Bajan las rapiñas y los homicidios, dice el ministro. La meta en rapiñas era el 15%, el ministro cree que  las cifras son importantes pero la gente percibe igualmente que hay mayor cantidad de delitos, lo cierto es que estamos cada vez peor. Lo que importa no parece preocuparle al ministro, y es que el delito violento nos mata y este se mantiene en alza, por eso las estadísticas son relativas en la percepción. Mientras las cárceles siguen repletas, las medidas de “policiamiento” se estrellan contra el poder judicial.

Hablando de leyes e inconstitucionalidades como el artículo 15 de la rendición, impuestos, prescripción del delito de funciones, conflicto de los judiciales. ¡Si será esperanzador apostar a jóvenes inquietos e informados en el futuro!

Entonces, es verdad que se habla de un  país envejecido, pero es una obligación ser joven de cabeza, para comprender la importancia de ser capaz de juzgar entre una mala gestión y un problema estructural, identificar la responsabilidad de aumentar la deuda pública y el gasto corriente sin reparar en lo coyuntural. El joven con iniciativa crea anticuerpos para que no pase lo de hoy, o sea un país que aumenta el PBI pero baja el salario real, donde los ricos son cada vez más ricos y los pobres miran, mientras la extranjerización de la tierra aumenta en una progresión geométrica. Es menester que la sociedad comprenda que el discurso voluntarista es sinónimo de pobreza, la prueba está a la vista en este gobierno de izquierda durante el cual los llamados ricos aumentaron su poder y aquellas viejas banderas fueron arriadas en desmedro de los pobres, para evitar eso se necesitan jóvenes atentos e instruidos.

Hablando en criollo, para que doña María y don José no se coman de nuevo la pastilla y tomen  conciencia de que hay cosas que se pierden y no se recuperan. Para que lo único que quede por hacer no sea lamentarse, por eso este fin de semana  más que nunca son los jóvenes son quienes nos inspiran y nos dan la fuerza para creer y crecer.

3 thoughts on “Jóvenes libres hoy, instituciones sólidas mañana

  1. Vamos arriba Anibal con todo los jóvenes savia nueva de nuestra buena sociedad con valores a apoyarlos y agradecerles que se involucran con nuestra Patria !!!

  2. Comparto en un todo tus valores personales y que transmitis con tus ejemplos de persona de bien. Fuerza y Adelante que se puede.

  3. Anibal
    Siempre profundos y certeros tus comentarios.
    Que importante es educar en valores a estos nuevos jovenes blancos.

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required