Aníbal Steffen
Aníbal Steffen

“El Frente amplio, en estos 12 años de gobierno no inventó nada. Ni bueno ni malo. Nada”.

Hay frenteamplistas “creacionistas”, convencidos de que su “fuerza política” creó al Uruguay en siete días. Primero fue el verbo…

Hay opositores, en cambio, que creen que el FA inventó todo lo malo que padecemos actualmente: violencia, carencias educacionales, pobreza, suciedad, etc.

Pues no. Seamos justos. El Frente amplio, en estos 12 años de gobierno no inventó nada. Ni bueno ni malo. Nada.

No inventó los impuestos; sólo los aumentó para financiar su desmadre.

No inventó la corrupción, ni el clientelismo, ni el populismo, ni la demagogia, pero los desarrolló a extremos abusivos.

No inventó la violencia, ni las barras bravas, ni las drogas, ni las rapiñas, pero perdió los puntos de referencia y fue impotente ante la escalada delictiva alarmante y el deterioro de los hábitos de convivencia, que coincidió con sus gestiones de gobierno.

No inventó los “cantegriles”, pero los multiplicó, aunque su promesa electoral del primer período había sido su eliminación definitiva.
No inventó la pobreza –siempre la hubo- pero la convirtió en marginación. Creó las condiciones para que se produjera un quiebre social de imposible solución en el corto plazo. Hay dos Uruguay que no se conocen, no se quieren, no se entienden, hasta hablan distintos idiomas.

No inventó los intereses corporativos, pero los alentó y, como el aprendiz de brujo, cuando quiso detenerlos lo dejaron mal parado, reculando en chancletas. Y no sólo el Pit–Cnt hace lo que quiere. También los empresarios “amigos” a los que se le perdonan deudas impositivas, negocios turbios con Venezuela, o intermediaciones indecorosas.

No inventó los problemas en la enseñanza, pero a pesar de las promesas electorales, el deterioro de los resultados es dramático, por más que haya aumentado el gasto en educación.

No inventó las malas gestiones en los Entes autónomos; pero consiguió generar un enorme agujero negro en la monopólica Ancap, sin antecedentes en la historia nacional.

Bueno, debo rectificarme. Algo inventó. Ahora recuerdo que, desde las alturas del gobierno, inventó un remate trucho y un aval bancario trucho, para venderle a una empresa trucha, representada por un señor de nombre trucho los aviones de Pluna. Fue a una quiebra trucha para estafar a los acreedores. Una truchada gigantesca. Un invento de magnitud planetaria. Pero fuera de eso, ni siquiera cosas buenas inventó.

Por ejemplo, el Plan Ceibal, obra icónica de la primera administración de Tabaré Vázquez, no figuraba en los planes de gobierno del FA ni en sus promesas electorales. Fue un invento de Nicholas Negroponte, informático y arquitecto estadounidense de origen griego, impulsor del un proyecto de producir computadoras portátiles baratas, para vendérselas a gobiernos de países pobres.

El presidente Vázquez tuvo el gran mérito de ser el primer presidente de habla hispana que aceptó el negocio de Negroponte y puso en marcha el Plan Ceibal que permitió el acceso de todos los niños uruguayos al mundo digital. Un enorme paso que, cuando un próximo gobierno logre capitalizarlo coordinado con una acción inteligente en la Enseñanza, constituirá un capital de gran importancia.

No inventó la forestación ni las pasteras, impulsadas por los Gobiernos de Sanguinetti y Lacalle. Es más, se opuso duramente a esa actividad mientras estuvo en la oposición. Pero ahora la defiende, la protege, la estimula y procura un aumento del área forestada y la instalación de nuevas plantas, a pesar de serios reparos técnicos al aumento de ese modelo de producción que habría llegado al máximo de lo posible sin daños ecológicos graves e irreversibles.

No inventó el Mercosur, pero a pesar de la permanente prédica por “más y mejor Mercosur”, los gobiernos del FA, aliados a los amigotes ideológicos que asolaron la región, lograron convertir ese instrumento de integración y complementación económica y comercial en un mamarracho impresentable, sumido en el ridículo.

No inventó la búsqueda infructuosa de petróleo en territorio uruguayo. Pero Vázquez la convirtió en una mascarada insólita cuando llamó a los ex presidentes para decidir cómo se iban a gastar los dólares que produjera el petróleo que al final no apareció.

No inventó la minería, pero estuvo a punto de embarcar al país en el más grande atentado histórico a su medio ambiente, cuando el amigo Puntigliano llegó representando a Aratirí, para agujerear el corazón de la zona agropecuaria, atravesar 200 quilómetros de praderas y humedales con un “mineroducto” y construir un puerto de aguas profundas en las arenas oceánicas de Rocha, para extraer hierro de bajísima calidad. Un disparate alentado por el gobierno frenteamplista. Una locura que quedó en nada apenas bajó el precio internacional del hierro y la empresa extranjera se desinteresó. En eso tuvimos más suerte que Tarzán. Porque el gobierno de Mujica estaba dispuesto a seguir adelante con esa fantasmada.

En fin. Nada nuevo bajo el sol. Pero mucho peor.

4 thoughts on “Igual, pero mucho peor

  1. Muy buen articulo, con una lectura clarísima del accionar de estos gobiernos frenteamplistas. La pena es que estas lecturas lleguen solamente a los intelectuales, a la gente pensante, que lee, que se interesa por los problemas del país, cuyo voto se define por ideas, principios, y no por el discurso fácil y el asistencialismo, y como esa es una practica que estos tres últimos gobiernos tienen como prioridad para tener de rehén a los votantes y tratar que los mismos sean un poquito mas de la mitad, que les alcance para ganar, seguirán por ser camino sin importarles el país y su gente.

  2. excelente artículo escrito en un lenguage sencillo y claro que demuestra a todos los ilusos lo que son los gobiernos que padecemos desde hace 12 años.
    Esta nota, conjuntamente con la escrita por Alvaro Diez de Medina hace unas 3 semanas aproximadamente son las mejores que he leído este año.
    Felicitaciones estimando Anibal.

  3. Excelente… de lo mejor que he leído últimamente sobre nuestra realidad política, económica y social
    Más claro imposible y una brillante exposición de la lamentable realidad que nos toca vivir, que debería leerlo el 100% de este país.
    Mi deseo es que logré trasmitirse al electorado… Todos sabemos que hay un gran porcentaje comprado con el “Mides” pero aquellos que no están comprados deberían pensar 2 minutos donde estamos gracias a la ineficiencia de este “gobierno”.

    El P.N. es la única alternativa posible y espero que se materialice, feliz 2017.

Deja un comentario

required

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>