Ruben Castelli
Ruben Castelli

La ceguedad ha dominado completamente a este tercer gobierno del Frente Amplio, al punto tal que la mentira parece ser la herramienta más fácil puesta en práctica, para eludir responsabilidades.

Si algún izquierdista pensó que con la renuncia de Sendic, se daba por superado este triste episodio en la vida política del país, pensó mal.

Si lo del inexistente famoso título del hoy ciudadano común Sendic, se creyó que estaba ya en el archivo, también se equivocaron.

Y no es cuestión de la derecha, de la oposición que el ex Vicepresidente siga dominando la opinión pública, hay actores de reparto, que si, realmente quieren que el cuestionado dirigente no haga más política en el país, lo van a lograr.

Tal es el caso de la actual Vicepresidente, Lucía Topolansky quién en lugar de calmar las aguas, las agita de una forma tan peculiar, que ahora se despachó contra quienes tienen, merced a su esfuerzo y dedicación durante años su título, su diploma, a lo que la número dos del gobierno, catalogó como cartoncitos.

A esta altura da para pensar, si mentalmente están bien, o será que los años de estar presos, por atentar contra las instituciones democráticas, ya que no lucharon contra la dictadura, y es bueno seguir aclarando este punto, afectaron sus funciones cognitivas o realmente lo hacen en una suerte de gimnasia corporal y lingüística para desviar los temas que hoy nos preocupan a todos los uruguayos.

La Señora Vicepresidente, le ha faltado el respeto a catedráticos en Genética al señalar que Raúl Sendic “es de los que más sabe” de esta disciplina y eso aun sin tener el “cartoncito” refiriéndose al título.

La Sociedad Uruguaya de Genética, se sintió agraviada por los dichos de Topolansky, y aclararon que existe una comunidad académica que trabaja en el área desde hace “varias décadas” y que algunos investigadores han sido “pioneros” a nivel regional.

El Profesor Agregado del Departamento de Genética de la Facultad de Medicina, Víctor Raggio señaló, “de lo que dijo Topolansky podía entenderse que no se puede estudiar Genética en Uruguay y no es así, eso hay que dejarlo en claro porque puede que hayan jóvenes interesados en el área”.

Y por si no querían sopa, Mujica, mandó otro plato. Destapando una cámara séptica nuestro benemérito ex Presidente, expresó, hace más de 30 años “no se controla en qué se gastan los viáticos”. “Tenemos una flojedad en los controles”, y que ahora lo que hay que hacer “es revertir”.

O sea que durante los cinco años de la “changuita” del Pepe, su gobierno fue un viva la Pepa.

Otro de los actores de reparto de esta película y batió records de risas en los últimos días, ha sido el diputado Felipe Carballo, quien defiende a capa y espada a su líder, Raúl Sendic, señalando “Sí se marca algún error de Raúl es no haber guardado los tickets”. Patético verdad.

Como ciudadanos que pensamos diferentes y no comulgamos con sus ideas, debemos preguntarnos ¿cómo calificamos ante tan iluminados congéneres? Está claro que la verborragia predomina considerablemente.

No somos estúpidos, manejables, ineptos, somos seres humanos que estamos hartos que nos tomen el pelo.

Usan la herramienta de la descalificación como arma filosa contra quienes opinan diferentes. Dicen ser defensores de la democracia y las libertades y sin embargo cada día que pasa estamos atados al espionaje gubernamental, donde ahora hasta los perros, serán vigilados.

Muchas paparruchadas utópicas han tenido, tienen y por cómo se mueven ciertos actores del gobierno tendrán, pues todos los días algo sale a la comunicación pública ya no para sorprendernos, sino más bien para asombro y malestar.

Demasiado nos han tomado el pelo.

Sólo basta que los ciudadanos nos decidamos a ser dueños de nuestros propios destinos, Todo lo demás es cuestión de enfrentar al destino.

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required