Ruben Castelli
Ruben Castelli

¿Qué historia se quiere escribir para el futuro?

Acaso a falta de héroes o caudillos se quiere instaurar en nuestro país una nueva nómina, de aquellos que en parte han venido conformando estos tres gobiernos nacionales del Frente Amplio, y, que actuando al margen de la ley y de las instituciones cometieron delitos graves y hoy forman un grupo de trabajo por verdad y justicia, con familiares de desaparecidos detenidos.

¿Cuál verdad, cuál justicia, es la que se quiere?

Resulta que ahora se quiere ir más atrás en el tiempo, al año 1968, cuando en el Uruguay gobernaba el Partido Colorado, en gobierno electo y donde presidía Jorge Pacheco Areco, quien había asumido la presidencia en 1967 ante el fallecimiento del Presidente Gral. Oscar Gestido, y tuvo que gobernar con medidas prontas de seguridad, por otro lado previstas en la Constitución de la República, ante la inestabilidad reinante.

Convengamos en que a Pacheco se le fue la mano en el fragor de la lucha.

La izquierda vernácula pretende engañar a las nuevas generaciones inventando y a la vez afirmando que los Tupamaros lucharon contra la dictadura como diciendo que en esa época ya había un gobierno de facto y un terrorismo de estado que atentó contra la democracia.

Nuestro país sufría en la década del 60 una crisis social, los gremios se movilizaban. A partir de 1965 la economía pasaba por un mal momento, altos índices de inflación, especulación financiera y la deuda externa se había disparado.

En los partidos tradicionales existían tendencias diferentes y como de costumbre, la izquierda no se ponía de acuerdo para la conformación de un frente común por lo de siempre: las diferencias y protagonismo.

Pero es también en esa década, donde surge el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros, al que podemos tildar de guerrilla urbana. En plena democracia tomaban instituciones estatales, proliferaban los secuestros, asesinatos y robos. Pretendían el cambio social a través de la lucha armada.

A principios de los 70, se producen las fugas de las cárceles, con la más significativa, la de Punta Carretas. Cae el orden democrático y se instaura la dictadura tras el golpe de Estado el 27 de junio de 1973.

Todo ello motivado por la debilidad del sistema político, incapaz de hacer frente a la crisis económica y social y abusando de la autoridad para encarar tales situaciones.

Es indudable que existieron numerosos aspectos de aquella crisis de fines de los 60 y comienzos de los 70, estaban los que amenazaban un día sí y otro también la democracia. La expansión de la actividad militar, la violencia en las calles, los conflictos laborales y el accionar de los tupamaros, hacían de Uruguay un verdadero volcán en erupción.

No debemos de olvidar la gran actuación parlamentaria de Wilson Ferreira Aldunate, quien advertía no con armas y actos de vandalismo y guerrilla urbana, sino a través de encarnizadas intervenciones en la Cámara y oponiéndose a las medidas gubernamentales, que motivaron en algunos casos, la salida de uno que otro Ministro de Estado.

En el accionar de los Tupamaros, murieron inocentes, se produjeron innumerables robos a instituciones públicas y privadas, secuestros y atentados. En el 72 fueron controlados y encarcelados y ahí donde debemos enfocarnos. Los Tupamaros no lucharon contra la dictadura. La dictadura se adueño de nuestras libertades como consecuencia de los tupamaros entre 1973 y 1984 y eso no se dice, no se menciona.

Ahora esta comisión revolverá, revolverá y quién sabe si llegará al objetivo de verdad y justicia. Mientras ello no ocurra estamos predestinados a seguir escuchando una parte, que precisamente no la tiene del todo clara.

Debemos tener presente que la acción política es una lucha de voluntades. ¿Cuáles obedecen a nuestra voluntad y cuáles a la voluntad contraria a la nuestra?

A la historia la escriben los historiadores, no los políticos, dejémosle ese espacio a ellos.

Deja un comentario

required

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>