29/9/17
29/9/17

Vázquez, cual hidalgo caballero, quiere cargar contra imaginarios molinos,

pero entra a la cancha chica de la política partidaria.

Hidalgo Caballero Vázquez
Hidalgo Caballero Vázquez

“Por qué no te callas” le dijimos hace 15 días cuando salió a defender lo indefendible. No nos escuchó (¿escucha a alguien?). Y bajando nuevamente a la cancha chica de la política de cabotaje, en uno de esos actos proselitistas que él llama Consejo de Ministros, se despachó con una frase cervantina para llover sobre mojado. Hoy corresponde aconsejarle que no mente la cuerda en la casa del ahorcado, porque acudir a la cumbre de las letras castellanas en momentos en que la educación uruguaya se cae a pedazos, es, por lo menos, un chiste de mal gusto. Como todos los suyos.

También es de mal gusto, desde su posición presidencial, dar por abierta la temporada de caza al opositor (¿la contraofensiva?) alegando que lo casos de discutible ética que ocurren en “en un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme”, no reciben la misma cobertura de prensa que desató el caso Sendic.

La comparación es absurda. Es primer lugar porque el propio ex Vicepresidente se encargaba un día sí y otro también, de alimentar el fuego con bidones de nafta, callando cuando debía hablar, hablando cuando debía callar, negando lo evidente, afirmando lo inverosímil, y, sobre todo, contradiciéndose una y otra vez.

El comportamiento ético de Sendic fue inadmisible desde el pozo financiero de Ancap, hasta el uso vergonzoso de la tarjeta corporativa, pasando por la novela de su inasible título universitario que sólo logró ver su sucesora en el cargo.

Por otra parte, lo inaceptable de su conducta ética fue señalado oficialmente por el órgano del Frente Amplio que juzga esos asuntos. Pero su estratégica renuncia, (inesperada ya que hasta el día anterior afirmaba que no renunciaría) le proporcionó el beneficio del perdón y la victimización. El plenario del Frente no tomó ninguna medida contra el renunciante y hasta quieren premiarlo con un principesco “subsidio”, al tiempo que se construye el relato de su dignidad y del ensañamiento de la oposición, escondiendo el hecho de que las mayores críticas (el bullying, según Vázquez) provenía de sus correligionarios.

Lo que ocurre en “un lugar de la Mancha”, es decir en el Partido Nacional, es de público conocimiento y de gran exposición mediática.

Un diputado y un intendente están siendo juzgados por la Comisión de Ética del Partido Nacional (ambos pidieron ser convocados) y ambos casos se están procesando con la seriedad y la serenidad requeridas.

Es cierto que hay opiniones encontradas en el Partido Nacional. Y por el momento son simplemente eso, opiniones, ya que el Directorio tomará las medidas que considere pertinentes una vez que haya recibido las recomendaciones de la Comisión de Ética.

En otras palabras, no es cuestión de disimular o relativizar las fallas propias, ni tampoco cobrar al grito de la tribuna.

En ese sentido fue muy claro el Presidente del Directorio del Partido Nacional, el senador Luis Alberto Heber, quién ofreció una extensa conferencia de prensa junto al diputado Pablo Abdala, al término de la sesión de la Comisión de Ética. Nuestros lectores pueden escucharla en https://soundcloud.com/user-578824237/conferenciapartidoetica.

En conclusión, no hay una Dulcinea del Toboso cuya virtud deba ser defendida por el Hidalgo Caballero, ni molinos de viento convertidos en imaginarios gigantes hostiles. Por el contrario, apenas episodios de miserias humanas, de diversas características y magnitudes, que cada partido y también cada ámbito político o jurídico, según corresponda, sabrá juzgar en arreglo a su propia conciencia y sabiduría.

Aníbal Steffen

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required