Aníbal Steffen
Aníbal Steffen

La palabreja yanqui se puso de moda y nuestro ilustre presidente creyó llegada la ocasión de usarla, para mostrar que es un piola. Y no la usó en su verdadero sentido que remite al abuso que se da en el ámbito escolar, al acoso reiterado, permanente, del diferente, del tímido, del débil, incluso del “demasiado” estudioso. La usó para referirse a las críticas que desde todos los sectores de la vida nacional, incluidos numerosos dirigentes y militantes frenteamplistas, caen como lluvia sobre la cabeza del Vicepresidente Sendic.

Según Vázquez, no es un bullying cualquiera: “Es el bullying más fantástico que he visto en mi vida”.

No quedó claro si la de Vázquez fue una defensa para salvarlo, para enterrarlo, o para dejar que se siga cocinando a fuego lento su compañero de fórmula. Lo cierto es que por hacerse el crack ante una rueda de periodistas desvirtuó el sentido del término y pasó de lo sublime a lo ridículo en un instante. Y la defensa, que pareció que iba ser encendida, comenzó a relativizarse, a desinflarse: “No estoy juzgando si hubo responsabilidad de Sendic en los distintos temas que se están analizando. Está la Justicia actuando, está la comisión de ética del FA…” (…) “Si un día se demuestran, muy bien, será responsable desde el punto de vista de la Justicia y de la comisión de ética. Si no se demuestra no será responsable. Y si no se demuestra después de esto, yo diría, ¿Todos los que le han pegado de manera salvaje qué van a hacer, qué van a decir? Si la Justicia dice que no hay delito en ninguna de las actuaciones del señor vicepresidente, ¿qué van a hacer los que lo acusaron y lo golpearon, y le volvieron a pegar?

El presidente confunde bullying con crítica y también responsabilidad política con eventual delito.

Señor presidente: si la Justicia no encuentra delito en la conducta de Sendic, la gente va a seguir pensando y diciendo lo mismo: que mintió atribuyéndose un título universitario inexistente, que su gestión en Ancap ha costado cientos de millones de dólares a la ciudadanía, y que un día sí y otro también, saltan asuntos como sus gastos con la “Ancap Card” (que pagamos todos). ¿Son delitos? No lo sé. Pero merece el repudio de quienes pagamos la fiesta.

Y sí, Sendic es el blanco de un verdadero tsunami de críticas, de reproches, de burlas. Él se las buscó. Él enciende la mecha con sus ridículas explicaciones, sus defensas inconsistentes, sus marchas y contramarchas. Falla cuando se llama a silencio y falla cuando sale a defenderse y a atacar.

El error (seamos generosos) parece ser la marca de fábrica de nuestro cascoteado vicepresidente, que no es víctima de bullying y tampoco es el blanco de una conjura internacional, como pretenden ahora los pocos que se animan a asumir públicamente su defensa.

Entonces, para entendernos, lo que pueda decidir la Justicia es de vital importancia (especialmente para el propio Sendic), pero la vertiginosa caída de su imagen pública no mejorará por la eventual falta de pruebas o de mérito en estrados judiciales.

Y en cuanto a la opinión de la comisión de ética del FA, es asunto interno de la coalición de gobierno. Si todo el FA decide que Sendic es un santo, no crea que será canonizado.

Por otra parte, señor Presidente, conviene recordar que el bullying político, en este país, lo inventó e hizo uso y abuso de ese recurso deleznable su propia fuerza política desde mucho antes de coaligarse.

Es conocida su aversión por las críticas. Es notoria la actitud permanente del FA de situarse en la cúspide de la rectitud moral y mirar a los demás partidos desde esas alturas: “Si es de izquierda no es corrupto”. “Podremos meter la pata pero no la mano en la lata”. Son frases que sólo ustedes se las creen y que la cruda realidad se empecina en desmentir.

Por lo tanto, no llore por el bullying. Más bien, señor presidente, llore por la desilusión, el desencanto y la bronca que la gestión de gobierno y la actuación de algunos de sus integrantes está generando en la sociedad y en el seno de su propia fuerza política. Llore por tanta violencia, tanta muerte, tanto robo, tanta incultura, tanto deterioro social. Llore por usted y por nosotros. Y Sendic, que se joda.

One thought on “¿Bullying dijo?

  1. Muy pero muy bueno! Más cierto imposible! Mis felicitaciones Sr.Aníbal!

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required