Fernando Patron
Fernando Patron

La Fundación Líber Seregni (FLS), concebida en su sitio oficial como un instrumento al servicio de la generación y difusión de ideas, vivencias y espacios de encuentro de la izquierda uruguaya, identificada con el Frente Amplio (FA), organizó una conferencia el pasado 17 de julio en la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) cuyo orador fue el reconocido lingüista, filósofo, politólogo y activista estadounidense Noam Chomsky.

Asistieron varios ministros, legisladores, sindicalistas y académicos del FA en primera fila y el expresidente y actual Senador frenteamplista José Mujica en la mesa de exposición definido como amigo de Chomsky a quien previamente recibió en su chacra y el Quincho de Varela.

Durante su conferencia “los desafíos para construir democracias solidarias”, Chomsky relativizó la responsabilidad de los gobiernos “de izquierda”, afirmando que la corrupción es un mal endémico y aquellos, estando obligados a continuar el empobrecimiento de muchos y el enriquecimiento de pocos, no han podido evitarla como consiguiente situación a la que esas circunstancias impuestas ambientan.

Existe un sutil pero claro intento de exonerar al FA en hechos de responsabilidad inexcusable.

Más allá de que la corrupción que existe y es grave, el problema de la autotitulada izquierda es su totalitarismo con o sin corrupción.

No creen en el Estado de Derecho ni la Democracia considerándolos una formalidad legitimadora de la explotación de la clase capitalista sobre la clase obrera. Tampoco admiten la democracia republicana y es así que impiden todo mecanismo de control que pueda determinar sus responsabilidades en el ejercicio del poder.

Chomsky debería saber que vino a dar una conferencia sobre democracia solidaria invitado por quienes pregonan que la política está sobre el derecho, declaran que en Cuba y Venezuela hay una democracia y sostienen -tal como el Presidente Tabaré Vázquez y el Canciller Nin Novoa- que en Venezuela hay una “democracia diferente y autoritaria” respectivamente; todo por negar la abolición  de los derechos humanos y la democracia en los regímenes totalitarios que defienden.

Entonces, no se entiende cómo hablando sobre democracia Chomsky guarda silencio respecto de las convicciones antidemocráticas de los que lo invitaron. Luego sí se entiende cuando pretende exonerarlos diciendo que estuvieron obligados a continuar con el mal de la corrupción y los gobiernos injustos , refiriéndose a una situación como heredada respecto de la cuál nada podían hacer para corregirla .Y ello sin considerar que el FA gobierna por tercera vez consecutiva con todo a su favor (mayorías parlamentarias, sindicatos, prensa,etc.).

Disculpó al FA ante la opinión pública diciendo que “la izquierda no pudo evitar la corrupción”, como si la izquierda no tuviese relación alguna y que pretendiéndola combatir, no pudo con ella. Increíble, todos sabemos que no sólo no la combatió, sino que la fomentó y abusando de las mayorías parlamentarias impidió comisiones investigadoras y destitución de jerarcas correspondientes y arremete contra la Justicia acusándola de oligarca defensora de las clases altas cuando interviene dictando sentencias contra sus intereses.

¿Alguien le avisó al deliberadamente equivocado Chomsky que quienes lo invitaron a dictar la conferencia sobre “democracia solidaria” creen en lo político sobre lo jurídico, pregonan que en Venezuela hay una democracia, apoyaron el Golpe del 73 y enviaban cartas adulonas a los militares dictadores y golpistas y pactaron con la dictadura en el Club Naval negando los derechos humanos y comprometiéndose no revisionar al régimen de facto a cambio de elecciones favorables?

¿Sabe que las excusas presentadas en sus prohibiciones a investigar las responsabilidades que les corresponden, eran que “todo es un “circo político de la oposición o de la derecha” que -según ellos- no los deja gobernar?

Todavía debemos soportar algún comunicador y analista político anunciando que el discurso de Chomsky (con insignificantes “críticas en una buena” entre líneas) constituye una suerte de sinceramiento intelectual.

Que paren ellos de hacer circo político trayendo a este sujeto con el rótulo de cientista -por lo tanto, un pensador que se supone sus apreciaciones son atendibles por lo objetivas- para bajar línea política favorable al FA en un intento más de condicionar la mente de la ciudadanía a los efectos de que no se perciban sus responsabilidades y con la finalidad de convencernos que en la izquierda hay quien piensa diferente.

Probablemente, el Director de la FLS Agustín Canzani, con esta conferencia intenta iniciar un nuevo camino electoral motivado por las últimas encuestas indicadoras de una disminución de intención de voto hacia el FA y preocupado porque “el FA está en un momento muy malo en términos de opinión pública…, su primer problema es la imagen del gobierno entre los que ya votaron a la fuerza política y recuperar terreno entre sus propios electores. En la medida en que pueda ocurrir esto, el cambio puede ser no sólo cuantitativo, sino también cualitativo” (“La Diaria” 19/7/2017).

Chomsky en setiembre de 2010 había publicado diez estrategias de manipulación masiva mediática entre las cuáles están la estrategia de la distracción, mantener al público ignorante y estimularlo a ser complaciente con la mediocridad. Ahora las aplica durante una conferencia simulada para todo público en el edificio estatal de la IMM y emitida por TNU (TV NACIONAL – Canal 5) en beneficio político del FA.

One thought on “¿A qué vino Chomsky?

  1. Muy lamentable que nos hagan tener que soportar estas cosas al 50% del país que nos mientan y nos tomen por tontos pero buen así están las cosas y nos hacen sentir totalmente desprotegidos

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required