Emilio Martínez Cardona*

El wilsonismo ha vuelto al panorama político del Uruguay, como una búsqueda renovada de soluciones para el desarrollo vinculadas a la realidad nacional y como una exploración de fórmulas superadoras de la tradicional macrocefalia capitalina.

Este “viento nuevo en viejas banderas”, que en tiempos del joven Wilson Ferreira Aldunate soplaba desde los esfuerzos de comprensión estructural de la economía impulsados desde la CIDE, hoy en día bien podría surgir de la teoría del desarrollo territorial, que analiza los mecanismos que intervienen en la creación exitosa de ecosistemas locales y regionales de emprendimiento.

El economista Luis Rappaport, director de Desarrollo Regional del gobierno de Mauricio Macri, señala que “tanto la experiencia internacional como el consenso académico coinciden en que el desarrollo económico y social tiene raíces territoriales”.

Subraya que, contra lo indicado en anteriores teorías sobre el desarrollo, éste no dependería ante todo de la inversión, la tecnología y el tamaño de la población activa.

Rappoport comenta los casos de regiones como el norte de Italia, Silicon Valley o Baden Württemberg, que desafiarían ese marco teórico, y donde lo fundamental para el despegue habría sido una densidad de redes de relación, capacidad de innovación, confianza interpersonal, estructuras de servicios, calidad de la educación y cultura emprendedora, vectores que confluirían en un territorio.

Para la construcción de estas capacidades sería clave la alianza entre administración pública local, empresarios y universidad, es decir, un modelo política y económicamente multipolar, donde la facilitación del esfuerzo privado sería viabilizada con mucha mayor eficiencia por los niveles de gobierno más cercanos a la gente.

En ese contexto, podría plantearse la formación de Alianzas Locales para el Desarrollo (ALD), tal vez relanzando el rol de la Corporación Nacional para el Desarrollo como un ente intermediario que ayude al acercamiento entre actores institucionales, educativos y productivos, y a la transferencia de experiencias positivas entre regiones.

*Escritor y periodista

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required