Nueve dejaron de ocupar esa jerarquía; varios de ellos vienen siendo investigados por la Justicia.

ANCAP

(El País, 8 de diciembre de 2017) El Directorio de Ancap removió a 17 jerarcas de otras tantas gerencias del organismo como parte de la reestructura funcional del ente, que las nuevas autoridades encabezadas por Marta Jara resolvieron hacer tras la recapitalización derivada del pésimo estado financiero del ente petrolero.

De esas remociones o traslados de gerentes, nueve de ellos dejaron de cumplir funciones gerenciales y son algunos de los que el juzgado de Crimen Organizado a cargo de la magistrada Beatriz Larrieu y el fiscal Luis Pacheco han convocado como indagados o como testigos, según los casos, por las denuncias derivadas del trabajo de la comisión investigadora del Senado que actuó en 2015.

Se trata de Pablo Bernengo de Relaciones Institucionales y Comunidad; José Coya, expresidente de Ancap y exgerente de Servicios Compartidos; Juan Romero; Carlos Marichal; Eduardo Milano; Nancy Prato, que ocupaba interinamente la gerencia de la planta de Pórtland de Paysandú; Edgardo Cardozo, gerente interino de la planta de pórtland de Minas; Javier Cousillas y Schubert Santos. Otros no han sido convocados a la sede judicial.

Coya, Bernengo y Romero han concurrido en más de una ocasión al juzgado de Crimen Organizado por las denuncias elevadas hace casi dos años por los senadores de los partidos Nacional, Colorado, Independiente y Unidad Popular.

La información llegó a manos del senador del Partido Independiente Pablo Mieres, como respuesta a un pedido de informes que cursara al Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), solicitando detalles de los ajustes en la estructura funcional de Ancap en los últimos meses.

En la información llegada al Senado se da cuenta que en el marco de la reestructura se eliminaron cinco gerencias: la de Planificación Estratégica, la de Servicios Compartidos que desempeñaba Coya después que dejó la presidencia de Ancap, la Agroindustrial, la de Negocios en Argentina, y la de Planificación y Logística. Asimismo, a las gerencias de las plantas de pórtland de Paysandú y Minas se las bajó de categoría convirtiéndolas en jefaturas.

Según declaró el senador Mieres a El País, varias de estas personas que dejaron de ser gerentes “son los responsables del descalabro de Ancap”, por lo cual anunció que convocará a comisión de Industria a la ministra Carolina Cosse y a las autoridades del ente.

Uno de los movimientos que más llamó la atención al senador Mieres, por considerarlo uno de “los responsables” del deterioro de la gestión de Ancap, como el exvicepresidente Raúl Sendic, fue el de Coya. Dejó la gerencia de Servicios Compartidos y fue designado asesor de la Gerencia General del organismo.

En su caso, según el informe oficial de Ancap, se le mantuvo el salario que es de Nivel 22, por $ 229.534 por mes, siendo que en algún caso el Directorio resolvió bajar el sueldo al ex gerente interino de Recursos Humanos del Nivel 21 por $ 205.041 al Nivel 19 con una remuneración mensual de $ 164.699, quien pasó a asesor en Relaciones Laborales dependiente de la gerencia respectiva.

La resolución del Directorio de Ancap 663/6/2017 se explaya en la situación del expresidente Coya. Dice que “por su trayectoria y experiencia en la empresa, atento además a los lineamientos generales aprobados y en el entendido que se procura el mejor aprovechamiento de los recursos de la empresa acorde con las capacidades y atributos personales, se entiende que es importante capitalizar y potenciar el perfil y competencias personales del señor José María Coya Alboa, en un rol para maximizar su aporte de valor a la administración”.

Cabe destacar que las mismas elogiosas consideraciones el Directorio hace sobre las nuevas funciones de Romero y Bernengo.

Concursos.

También en el marco de la reestructura decidida en Ancap, los documentos remitidos al Parlamento a pedido del senador Mieres dan cuenta de los llamados a concurso para proveer siete cargos gerenciales. Se trata de la titularidad de las gerencias de Comercialización de Energéticos, la de Gestión de Suministro, la de Gestión de Instalaciones, la de Nuevas Tecnologías y Estrategia Digital, la gerencia de Producción de Pórtland, la de Desarrollo y Control Pórtland, y la de Relaciones Institucionales y Comunidad.

En abril de 2016 los partidos Nacional, Colorado, Independiente y Unidad Popular concretaron la presentación de la denuncia penal en una sede de Crimen Organizado por la actuación de Ancap.

Entre los temas denunciados se encuentran los contratos de publicidad, la construcción de la planta de cemento de Treinta y Tres, la construcción del empujador Ky Chororó, el acuerdo por la cancelación de la deuda con Venezuela, la triangulación entre Ancap, Petroecuador y la empresa holandesa Trafigura, y la intermediación de la empresa EXOR en los negocios con Venezuela.

EXOR contradijo a Sendic en el juzgado

Uno de los casos que estudia la Justicia sobre la gestión de Ancap, es la intervención de EXOR en la segunda cancelación de deuda de Ancap con Pdvsa en 2014. El lunes 4, el expresidente de Ancap, Raúl Sendic, fue convocado al juzgado de lo Contencioso Administrativo de 4° Turno, y consultado sobre negociaciones con Pdvsa. En esa instancia Sendic dijo que cuando era presidente de Ancap en 2012 se enteró que EXOR había presentado reclamos administrativos solicitando el pago de sus servicios de ingeniería financiera en la cancelación de deudas del ente con la venezolana. Sin embargo, hay documentos de la empresa demandante a disposición de la Justicia. En tres oportunidades, esos documentos atestiguan que la multinacional financiera realizó negocios con Ancap y no cobró por ello. La compañía demandó el ente por US$ 34 millones por daños y perjuicios. En la primera cancelación de la deuda con la petrolera venezolana el monto global ascendía a US$ 828 millones y se canceló con el pago de US$ 517 millones. El convenio para comprar crudo y pagarlo después se firmó en el primer gobierno de Tabaré Vázquez.

Dos casos en la Justicia

La fiesta de La Teja por US$ 370.000

Juan Bernengo, uno de los gerentes que fue removido, declaró en el juzgado de Crimen Organizado sobre la fiesta de la planta desulfurizadora de La Teja, y dijo: “La fiesta se organizó en base a una coordinación diaria con nuestros proveedores, con la presidencia de Ancap. Yo me reunía casi diariamente con (Raúl) Sendic o con su secretario, Daniel Fernández. (…) Si usted es el padre de la novia, habla con Mancebo y él le dice cuánto puede salir (la fiesta de casamiento). Aquí yo soy el Mancebo de la fiesta y Sendic es el padre de la novia. (…) Yo me reunía con la presidencia de Ancap, con Sendic. Si Sendic dijo que se reunió una vez conmigo estaría buscando el título o mintiendo. La fiesta comenzó en US$ 72.500 y terminó multiplicándose por cinco”.

El adelanto de US$ 2,4: a pleno verde

La decisión de hacer un adelanto de US$ 2,4 millones a la empresa brasileña de camiones tolva Pleno Verde fue explicada en el juzgado de Crimen Organizado por dos de los gerentes que fueron cambiados. Eduardo Milano declaró que “se entregó ese anticipo para compensar el bajo volumen de operaciones que había respecto a la carga, porque si vendíamos menos a la Usina de Candiota, era menos volumen de transporte para Pleno Verde”. Y Juan Romero añadió que “se podía haber contratado a un proveedor uruguayo o llamado a precio. Pero se tendría que haber firmado un contrato. Esta gente tendría que traer las tolvas para trasladar cal y demoraría seis u ocho meses. Pero Brasil quería la cal de forma inmediata”.

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required