Aníbal Steffen
Aníbal Steffen

El precio de la energía en el Uruguay es un obstáculo severo para los empresarios uruguayos que pretendan competir en mercados internacionales. Representa uno de los factores críticos en la formación de lo que llamamos el “costo Uruguay”. Es una carga excesiva para los pequeños comerciantes e industriales que viven del mercado interno y es un atropello para el bolsillo del trabajador, ya que la tarifa eléctrica es, por supuesto, mucho más cara que la comercial.

Todo esto no es novedoso. El gobierno lo sabe.

El pasado 15 de septiembre el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, sin que se le moviera un músculo (¿ya estará petrificada su estructura muscular facial?), declaró a la prensa que “en base a la mejora de gestión de Ancap y sus resultados, le vamos a dar prioridad a nuevas reducciones en los precios del gasoil”.

Respecto a UTE, el ministro señaló que era partidario de que la mejora de resultados “se refleje” en los precios “que pagan los consumidores”. Por su parte, el 19 de septiembre, el presidente Tabaré Vázquez dijo: “trabajamos fuertemente para ver si podemos bajar el costo de las tarifas de combustibles y eléctrica”.

Estas promesas primaverales se reforzaron con declaraciones de jerarcas de UTE, que informaron que los servicios técnicos de UTE consideraban posible una rebaja en las tarifas.

Las sorpresas no demoraron en llegar. A los pocos días se supo que Astori pretendía una suba del 7% en las tarifas de UTE, para generar excedentes que se volcaran en Rentas Generales. ¿Fue un globo sonda para tantear la reacción? ¿O acaso una amenaza exagerada para que el aumento real, más modesto, tuviera gusto a rebaja?

Es conocida la importancia que el “impuesto UTE”, disfrazado de tarifa, tiene para aminorar el déficit fiscal que nos impone un gobierno derrochador y descuidado en sus cuentas. El organismo aportó hasta septiembre de este año 400 millones de dólares a Rentas Generales, el 80% de la contribución de todas las empresas del Estado.

Esta semana, en la Torre Ejecutiva, en ausencia de Astori, la ministra de Industria, Carolina Cosse, y el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, anunciaron que UTE subirá 3,2% a partir del 1°de enero, Antel y OSE 6,5%, las naftas 9,8% y el gasoil 4,8%.

Como frutilla de la torta, este jueves Ancap anunció que a partir del próximo 1° de enero el valor del supergás aumentará un 15%. Noticia demoledora para las familias que mayoritariamente tienen en ese combustible su principal fuente de energía para cocinar todo el año y para calefaccionar ambientes en invierno.

La oposición eaccionó de inmediato. El senador colorado José Amorín y el blanco Álvaro Delgado pidieron que este mes vayan a la comisión de Industria del Senado Astori y Cosse.

Delgado declaró al diario El País que “el ajuste es sorprendente e indignante”. “Se dieron cuenta que no pueden subir impuestos y están haciendo un ajuste que ya no es encubierto. UTE ganará este año US$ 700 millones. Bajó el costo de abastecer la demanda porque hubo agua y se usaron más las renovables. Y la nafta tiene un aumento exhorbitante pese a que el dólar no subió. Ancap sobrerrecaudó dos años y podría ahora, al menos, mantener los precios. Podrían no ajustar el Imesi que representa el 48% del precio de la nafta”, dijo Delgado. Denunció también que los incrementos no pasaron por los directorios de las empresas públicas.

Por su parte, el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, escribió en Twitter: “Tarifazo vergonzoso, mientras sigue gasto descontrolado y el gobierno presentó y defiende proyecto que representa US$ 3700 millones de aumento de gasto y seguimos pagando todos el despilfarro de la fiesta del gobierno de Mujica”.

El senador Amorín escribió que “hace meses que Vázquez y ellos (los ministros) le mienten a los uruguayos mientras preparaban nuevo capítulo del ajuste fiscal”.

En fin… nos prometen rebajas y nos regalan aumentos. ¿No tiene, estimado lector, la impresión de que se nos ríen en la cara?

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required