Dr. Jorge Parodi Bernardi
Dr. Jorge Parodi Bernardi

Esta columna complementa la anterior, en la que señalaba los logros en el sector de la salud del Partido Nacional, durante su gestión al frente del MSP del primer gobierno democrático posterior a la dictadura.

Creación de ASSE

En 1987, con los servicios del MSP atravesando grandes problemas, el mutualismo en crisis financiera, desde el Ministerio de Trabajo se reactivó la idea de un Servicio Estatal de Salud, que le quitara la responsabilidad directa al MSP como prestador de servicios y le permitiera asumir y fortalecer su rol como Policía Sanitaria, rectora del sector.

Desde el propio Ministerio Nacionalista y con apoyo de la bancada parlamentaria, encabezada por el Diputado Martín Sturla, se propuso la creación de la Administración de los servicios de Salud del estado ASSE, organismo desconcentrado (grado mínimo de descentralización, que tenía como cometidos administrar todos los servicios asistenciales del MSP y coordinar los demás servicios estatales de salud. Su creación se incluyó en el artículo 169 y siguientes de la ley 15 903 de Rendición de Cuentas en noviembre de 1987

Artículo 267.- Créase la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), como organismo desconcentrado dependiente del Ministerio de Salud Pública, con los cometidos que le atribuye la presente ley. Artículo 268.-

Artículo 269.- Compete a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), la administración de los establecimientos de atención médica del Ministerio de Salud Pública. Las dependencias y organismos públicos que posean establecimientos y servicios de atención médica,

deberán coordinar su funcionamiento con la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), a fin de evitar la actual superposición de servicios y la subutilización de recursos, de conformidad con las políticas que imparta el Ministerio de Salud Pública, sin perjuicio de la autonomía administrativa y financiera de los organismos respectivos.

Artículo 270.- La Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), organizará la atención de primer nivel de sus beneficiarios en base a médicos de familia supervisados en la forma que determine la reglamentación, que al efecto dicte el Ministerio de Salud Pública.

Nombrados los directores de ASSE del MSP, se debió comenzar sin planta física ni recursos humanos, los que se fueron obteniendo mediante transacciones con la estructura del casco central y negociando con las diferentes direcciones del MSP que mantenían sus reductos de poder.

Sucesivas reformas fueron necesarias para llegar a la situación actual como organismo descentralizado

Durante la primera administración de ASSE, que tuve el honor de presidir, se recorrió todo el país para conocer en forma directa la mayor parte de las unidades ejecutoras y demás servicios asistenciales, sus necesidades y potencialidades, realizándose reuniones regionales con los responsables de esos servicios y los responsables de las diferentes áreas del organismo para tratar entre todos de encontrar las soluciones posibles.

Accesibilidad a los Servicios Asistenciales

Si bien la accesibilidad a los servicios asistenciales era universal, porque absolutamente todos los que requerían atención eran asistidos, existía un trámite administrativo por el que los pobres, que justificaban su condición de tales, podían obtener un carne por el que recibían asistencia gratuita. Quienes no lo tenían debían pagar un arancel que en general era muy bajo.

En 1988, durante la primera administración quien firma esta nota resolvió eliminar el requisito del carné de asistencia para que nadie tuviera impedimento alguno para acceder a los servicios cuando lo necesitara. La medida duró lo que duró esa primera administración de ASSE. Había muchos intereses de la propia estructura en volver a lo anterior, porque los aranceles generaban recursos económicos. De

todas formas jamás existieron restricciones a la accesibilidad que siempre fue universal

Acciones de descentralización

Se autorizó a los directores de las unidades ejecutoras a cobrar directamente los servicios prestados a Sanidad de las Fuerzas Armadas, como forma de descentralización real, autorizándose opciones de contraprestación entre ambos organismos. En algunos casos, como en la ciudad de Durazno, la unidad militar aportaba el pan que ellos producían a cambio de los servicios asistenciales que ASSE les brindaba.

También se instrumentaron contraprestaciones con el mutualismo en el interior como sucedió también en Durazno que se instrumentó un lavadero en la planta física de ASSE y con funcionarios de CAMEDUR.

Se desarrollaron múltiples acciones de coordinación con los gobiernos departamentales que permitieron las sinergias necesarias para resolver problemas puntuales en diferentes partes del país.

Fortalecimiento del Primer Nivel de Atención

Se radicaron médicos en pequeñas poblaciones del interior que atendían simultáneamente a los beneficiarios locales del mutualismo en el pueblo de radicación y en pueblos vecinos. Un ejemplo de ello fue el caso de La Coronilla, en el departamento de Rocha, cuyo Médico de Familia atendía también la población de Punta del Diablo y de Santa Teresa.

Se impulsaron cursos de enfermería rural lo que permitió disponer de ese recurso mínimo en poblaciones con muy pocos habitantes. Se experimentó con muy buenos resultados la capacitación de policías rurales como enfermeros rurales y de esa manera se potenció el aporte de este recurso siempre presente en esas poblaciones. En la localidad de Polanco Sur del departamento de Lavalleja, el “policía enfermero” llegó a conseguir un sillón odontológico y ayudaba a la gente en algunos casos de esa naturaleza. 

Obras de Infraestructura hospitalaria

El Ministro Ugarte aprobó la venta del viejo Hospital de Maldonado, ubicado en una zona privilegiada de Punta del Este, destinando la totalidad de lo obtenido para el reciclaje de las 2 Colonias de alienados,

recuperando sus cocinas, sus edificios y acabando con el deterioro en que quedaron al final de la dictadura.

En el Hospital Vilardebó se remodeló totalmente la sala 11 de Seguridad en la que los pacientes vivían en pésimas condiciones y se construyó el servicio de Emergencia.

A instancias de Wilson Ferreira Aldunate se gestionó el financiamiento del Banco Mundial para el estudio de la factibilidad de un Nuevo Hospital Pasteur. El resultado fue un abultado informe que concluyó en la no viabilidad del proyecto y ante ello se resolvió impulsar la construcción del Hospital de Las Piedras.

Pese a ese informe y a la falta de análisis de la demanda real de asistencia hospitalaria en los centros montevideanos, provocada en buena medida por las carencias de recursos que tienen las unidades ejecutoras del interior, esta administración frenteamplista ha insistido en el proyecto del Nuevo Pasteur.

En la próxima columna me voy a permitir compartir una semblanza del Dr. Raúl Ugarte, con motivo de su fallecimiento, realizada por el Dr. Samuel Villalba quien fuera su sub secretario.

Dicha semblanza contiene una síntesis de las principales acciones impulsadas por el Dr. Ugarte, uno de los mejores ministros que he tenido el honor de conocer.

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required