Fernando Patrón
Fernando Patrón

La palabra atrevido consta de dos acepciones en su definición. El término se asigna a las personas que con valor no sienten miedo al realizar acciones expuestas a riesgos como críticas, agravios, censuras, agresiones, etc.; pero también se aplica a quienes se comportan con descaro, insolencia y falta de respeto.
En la inversión de valores a que el Frente Amplio (FA) nos tiene acostumbrados, el Presidente Tabaré Vázquez y el Presidente del FA Javier Miranda, calificaron de atrevido al diputado Martín Lema (Partido Nacional-PN) pretendiendo mostrar a la opinión pública que se comportó con descaro, insolencia y falta de respeto, cuando en realidad le correspondía la otra acepción. Lema actuó y está actuando con valor, cumpliendo su deber republicano controlando efectivamente ASSE denunciando y reclamando las responsabilidades políticas pertinentes.

El 28 de setiembre pasado, Lema envió una carta al Presidente Vázquez remitiéndole documentación de las irregularidades de ASSE y solicitándole su posición referente a que sus jerarcas y funcionarios tuvieran participación en empresas contratadas por el ente, respecto del artículo 197 de la Constitución (“cuando el Poder Ejecutivo considere inconveniente o ilegal la gestión o los actos de los Directorios o Directores Generales, podrá hacerles las observaciones que crea pertinentes o la suspensión de los actos observados…”).

Vázquez, el 2 de octubre siguiente se dirigió al legislador mediante una carta en la cual considera improcedente el planteamiento, concluye que “no existe norma legal o constitucional que le autorice al legislador a excitar el celo de la Presidencia de la República -como parte del Poder Ejecutivo- para que se pongan en marcha los procedimientos establecidos en los artículos 197 y 198 de la Constitución” y su intervención sería una exorbitancia al estar actuando los órganos del Estado en la materia. Sin embargo, la última semana de agosto Vázquez se metió en ASSE promoviendo y logrando que el directorio cesara al Director del Hospital de Rivera Andrés Toriani y al Subdirector Víctor Recchi por “presuntas irregularidades administrativas” en la contratación de servicios. De la misma forma, se metió en el FA mientras el Tribunal de Conducta Política estaba tratando el caso Sendic. ¿En qué quedamos Vázquez? ¿Cuándo una actitud es o no exorbitante?

Pocos días después de la carta de Vázquez, el Presidente del FA Javier Miranda, “maltrepándose al carro” y pretendiendo mostrar unidad frenteamplista, calificó de “atrevido” a Lema.

¿El deber cumplido por un representante obedeciendo a sus ciudadanos representados y siguiendo el mandato de la Constitución permite juzgarlo de atrevido? ¿Cómo sería calificado Miranda cuando una vez que ganó la presidencia del FA propuso reflotar los comités de base en centros de estudio y lugares de trabajo?

Luego, en el caso Sendic-permitiendo que se le metiera Vázquez- advertía que si el Plenario no respetaba el fallo del Tribunal de Conducta, renunciaba a la Presidencia del FA. El FA no respetó el fallo y Miranda no se animó a renunciar.

Tanto Vázquez como Miranda (exsecretario de Derechos Humanos de la Presidencia) desconocen el derecho de petición consagrado en el art. 30 de la Constitución e invocado en la petición de principios de la revolución inglesa en 1688 que establece: “todo habitante tiene el derecho de petición ante todas y cualquiera de las autoridades de la República”.

En realidad, junto a los jerarcas frenteamplistas cuestionados les corresponde el adjetivo en el sentido que lo que usaron con Lema, pues demostrando el contenido de su acepción en este caso y otros, son atrevidos que no se atreven. Puro anuncio de obras inversiones y “Verdad y Justicia” (después que pactaron contra ellas unidos a la dictadura en el Club Naval) recitando los derechos humanos y “circo” en Consejos de Ministros y Cadenas Nacionales como la dictadura; pero nada de nada.

Y ya que manipulan el nombre y la figura de Wilson (otro atrevimiento), más vale recuerden sus palabras en la Coordinadora del Cerrito el 26 de junio de 1973 previo a la instalación de la dictadura: “¡Si en este país nos han venido a hablar de revoluciones, hoy nos hablan de revoluciones en el Sorocabana y los únicos que hemos hecho revoluciones hemos sido los blancos…!”

Está bien pero no alcanza con emitir un comunicado respaldando al Diputado Lema. Es necesario remarcarle estas cosas a la gente para que observe la diferencia entre la libertad, el despotismo; la valentía y la cobardía.

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required