Ruben Castelli
Ruben Castelli

Desde hace 13 años la sociedad uruguaya se partió y por ende se creó una gran fisura nacional, producto de un odio de 40 años guardado en cada oriental identificado con la izquierda de este país.
Las ansias de poder eran tales, que comenzaron a destilar con vehemencia esa rabia, que lamentablemente se ha trasmitido a otras generaciones de uruguayos, que sin comprender, de todas formas se subieron a esta nave que no conduce a ningún lugar.

Quizá no se haya comprendido desde la izquierda que aún la democracia es una forma de convivencia social, en la que los miembros son libres e iguales y los vínculos sociales se establecen de acuerdo con mecanismos contractuales.

Ahora, ¿contra quién es esa rabia? Contra los partidos tradicionales, con sus dirigentes, o contra quienes pensamos diferentes, -y miren que hoy somos muchos en esta franja-.

A esta altura de los acontecimientos estoy seguro que muchos pensamos en una emancipación de este gobierno, es intolerante en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana, transgresor, soberbio, y vende humo.

Somos fieles testigos de las desigualdades educativas y las diferencias económicas que generan el aumento progresivo de la marginación y la pobreza y de Seguridad, que estamos cada vez peor.

Por si eso fuese poco, debemos soportar al consumismo salvaje como un alimento cotidiano.

Pero lo que si vemos, es una denigración de la actividad política que se nutre de individuos oportunistas y sin principios que, por su pendular

trayectoria, no sabemos bien de qué lado mastican, pero que devoran y devoran.

El Frente Amplio ha adoptado una postura de tirar temas al vuelo, como ya se ha expresado desde esta publicación, vendiendo humo, generando noticias para distraernos de los grandes y preocupantes temas nacionales.

Uno y el más rimbombante para el gobierno, está centrado en el hallazgo de petróleo, a lo que la empresa Petrel Energy, que realiza las exploraciones en busca de hidrocarburos, informó que el petróleo encontrado en la perforación realizada en Cerro Padilla –al noroeste de Paysandú– es “insignificante y no comercializable”.

Había y hay que generar noticias que impacten en la sociedad para tratar de ocultar y minimizar la realidad del gobierno en primera instancia y por el otro las desgastantes luchas intestinales de esta colectividad política.

En el cotidiano ir y venir, conversamos con nuestros congéneres, intercambiando temas, opiniones, y de cómo, el Partido Nacional, debe inexorablemente encolumnarse en un solo norte, que es la de alcanzar en las venideras elecciones, el gobierno de la República.

Para que ello sea viable, debemos, como siempre lo hemos sostenido y esta semana lo reafirmó el senador Jorge Larrañaga, bregar por nuestra paz y unidad partidaria.

Existen dentro de nuestras filas, detractores que se mueven constantemente tratando de desalinear la unidad, haciendo circular las diferencias a través de las redes morales o de algunos medios que se nutren de información, para compararnos con el Frente Amplio y sus desinteligencias.

La Comisión de Ética de nuestra colectividad entregó al Presidente del Directorio, el Senador Luis Alberto Heber, el informe sobre el caso del Intendente de Soriano, Agustín Bascou y trascendió un titular, que ha dado motivo a reacciones de todo tipo.

“Consideró que no cometió una ilegalidad aunque decidió aplicarle una observación”, es la noticia  que llegó a los medios, y por supuesto los diferentes comentarios no se hicieron esperar.

¿Cómo es posible que se haya filtrado algo que el lunes próximo, lo tratará el Directorio nacionalista? ¿Desde dónde salió la noticia? ¿Quién ha sido el operador?

No creo que tengamos la respuesta, pero el árbol, lamentablemente no nos deja ver el monte.

El tiempo que llevo en política me ha enseñado muchas cosas, mi percepción me dice que vamos hacia otro encontronazo, más allá de que nuestros líderes se esfuercen por evitar la colisión, la misma será inevitable y prueba de ello, ha sido la filtración de información sobre el caso del jefe comunal chaná, analizado por un tribunal partidario.

Hoy se sacrifica todo, el honor, la palabra, la fe jurada, para descender luego a los goces materiales, por gustar con fruición de sibaritas los placeres de la sensualidad y el de gobierno.

No nos equivoquemos otra vez, el triunfo del Partido Nacional está a la vuelta de la esquina, mantengamos la unidad, hoy no se busca la posición política para poner a su servicio talento, carácter, patriotismo, sino para que aquella sirva a los fugaces caprichos de oscuros bienes, de miserables sueños, como suele ocurrir en ciertas ocasiones.

“El viento endereza el árbol luego de haberlo inclinado”. Enfoquemos nuestras fuerzas en construir un Partido apto para gobernar los próximos cinco años, para sacar al país del pozo que ha caído.

Reparemos entre todos esa gran fisura nacional, es ese el camino y los blancos en el gobierno lo vamos a lograr. Ortega y Gasset decía, sólo cabe progresar cuando se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuando se mira lejos, creo que por ahí vamos. ¿O no?

Deja un comentario

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required